ACTÚA!
Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Las elecciones legislativas en Argentina

6 de Noviembre de 2021

Las elecciones legislativas en Argentina

Argentina o el FMI

            El próximo día 14 de noviembre se celebrarán en Argentina elecciones legislativas. Aunque el mandato del actual presidente no finaliza hasta octubre de 2023, en estas "elecciones de medio término"se renovarán 127 de los 257 escaños de la Cámara de Diputados y 24 de los 72 escaños del Senado de la Nación

            Previamente, el pasado 11 de septiembre se realizaron unas elecciones primarias (PASO: elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) para determinar qué candidatos cuentan con el suficiente respaldo como para presentarse a las elecciones de noviembre. En estas primarias, la suma de los distintos candidatos y marcas electorales del principal partido de la oposición, Juntos por el Cambio, obtuvo 9 puntos porcentuales más de votos que las del partido en el Gobierno, el Frente de Todos. A pesar de una diferencia tan grande, en muchos lugares, la derecha macrista presentó varias listas cuyos candidatos compiten en internas, lo que impide hacer una correlación directa entre los votantes de cada uno de dichos candidatos y su voto en las elecciones legislativas. Si a esto le sumamos que hubo casi un 32% de abstención, un 4% de voto en blanco y 2,7 % de voto nulo, el Frente de Todos está dispuesto a intentar dar la vuelta a estos resultados y revalidar la victoria que le permitió gobernar desde diciembre de 2019, apenas 3 meses antes del comienzo de la pandemia provocada por el COVID-19.

            En este punto, el gobierno presidido por Alberto Fernández, al no estar condicionado por las restricciones que, por ejemplo, los países europeos han puesto a las vacunas de Rusia o China, ha conseguido dosis de casi todas las vacunas disponibles en el mundo y lleva un buen ritmo de vacunación con un 52,5% de la población argentina completamente vacunada y casi un 67% con al menos una dosis. También hubo un aumento de la inversión en sanidad y en la reorganización del sistema sanitario, tratando de paliar la situación de abandono en la que dejó (al igual que el resto de servicios públicos) el anterior gobierno presidido por Mauricio Macri y acompañado de un grupo de autodefinidos como liberales, pero que únicamente se dedicaron saquear los recursos del país, fugar el capital al exterior y generar una deuda impagable e ilegítima, mientras le decían a la clase trabajadora que debía esforzarse más y que tenían unos servicios públicos y unos derechos laborales por encima de sus posibilidades y espiaban y encarcelaban a la oposición y a dirigentes sociales.

            El principal problema que enfrenta el actual gobierno es su incapacidad para revertir o siquiera mejorar alguno de los indicadores sociales y económicos del país. Con 4 millones de personas viviendo en villas de emergencia, un 40,6% de la población por debajo del umbral de la pobreza, un 10,7% en la indigencia, una tasa de desempleo del 9,6% (1) y una subocupación del 12,4%, un aumento anual de la canasta básica del 55,5%, un aumento del 63% en el precio de los medicamentos en los últimos doce meses, una inflación anual del 52,5% y una pérdida del poder adquisitivo de los salarios del 44% en los últimos 8 años (por citar sólo alguno de los indicadores principales), aún entendiendo el contexto actual de pandemia y la pésima situación del país en el momento de asumir, las medidas que ha tomado hasta ahora el poder ejecutivo argentino se muestran más que insuficientes para cambiar esta, para la gran mayoría, cruel e inhumana situación.

            Estas medidas(2) han tenido un carácter meramente redistributivo, sin pretender afectar al modelo productivo ni a la concentración de capital: IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), ATP (Asistencia al Trabajo y a la Producción: Pago de parte de los salarios por parte del Estado a empresas en situación crítica y créditos a tasa 0 para monotributistas y autónomos), congelación de las tarifas de determinados servicios (luz, gas, Internet), programa de precios máximos en determinados artículos, Precios Cuidados, Tarjeta Alimentar para las familias más vulnerables, asistencia a los comedores populares, impuesto a las grandes fortunas, disminución del impuesto a las ganancias, medicamentos gratuitos para los jubilados, bonos para paliar la enorme pérdida del poder adquisitivo de las pensiones,...

            A pesar de un aumento del PIB, de las exportaciones y de una reactivación la actividad económica en los últimos meses, la media de aumento de los salarios en los últimos 12 meses ha sido del 47%, una cifra por debajo de la inflación anual y, a pesar de la subida gradual actualmente en curso, el salario mínimo sólo cubre la mitad de la canasta básica. Como ha demostrado el sistema capitalista en todo el mundo, en Argentina la actual crisis ha servido también para aumentar la insultante diferencia entre los más ricos y los más pobres, agravando la situación de emergencia social en el país. Una nueva ocasión para comprobar fehacientemente que el capital no "derrama" nada hacia la clase trabajadora si no se le obliga decididamente y que necesita asegurarse la existencia de un numeroso "ejército industrial de reserva"(3).

            Si bien es habitual la excusa de la ‘herencia recibida’ para cualquier gobierno, reconozcamos que los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri y su comparsa de CEO’s autodenominados como "Ell mejor equipo de los últimos 50 años" esquilmaron las reservas y recursos del país, se repartieron una ingente fortuna, destrozaron los servicios públicos, persiguieron a opositores, endeudaron de forma consciente y criminal a la Argentina mientras se llevaban el dinero fuera del país con la igualmente criminal complicidad del FMI, usaron los medios de comunicación afines y el sistema judicial de una forma totalmente mafiosa, sobrepasando los niveles de corrupción propios de cualquier democracia burguesa. Son la vieja derecha golpista que se sabía libre de actuar e impune una vez que la oligarquía dueña del país tenía todos los mecanismos e instituciones del Estado a su entera disposición.

            La misma derecha y los mismos poderes concentrados que, aunque pierdan las elecciones, siguen controlando el poder mediático, el poder judicial, y, al ser un pequeño grupo de propietarios tanto de la tierra como de los medios de producción, controlan también tanto la producción como la distribución y la venta de todos los productos. Pretenden seguir siendo los generadores de precios, aumentándolos a su antojo tanto para aumentar sus ganancias como para presionar y desestabilizar a un gobierno incapaz de hacerles frente, demostrando los estrechos márgenes por los que puede transitar un gobierno "progresista" dentro del sistema capitalista y enterrando, una vez más, el mito de la derecha honesta o moderada que se atiene a unas reglas y que tiene unos valores democráticos y republicanos.

            Como en otros lugares del mundo, también en Argentina, el capital reacciona sobreactuando ante cualquier medida o regulación que, sin cambiar ni cuestionar el modelo de mercado, pretenda quitarle la más mínima migaja. Casos como el del intento de estatización de la empresa ‘Vicentín’(4), la congelación de las tarifas de los servicios básicos, el cobro de un aporte solidario a las grandes fortunas, el intento de fijar precios máximos a determinados productos básicos y otras medidas tomadas de forma excepcional en el contexto de la crisis generada por la pandemia, ha hecho que la oligarquía se soliviante y vea amenazados sus privilegios e intereses; unos intereses propios que pretende hacer pasar por comunes por lo que, en cuanto los siente atacados, habla de ataques a la democracia y a la libertad de todos. Ante la más leve sospecha de que un gobierno pueda tocar (o  siquiera cuestionar retóricamente, cómo es el caso) alguno de sus privilegios, sacan a pasear el fantasma del comunismo. El hecho de que traten de normalizar a candidatos fascistas como Gómez Centurión, Espert, Miley, etc. (todos ellos firmantes de la "Carta de Madrid" y con estrechos lazos con VOX y organizaciones de ultraderecha internacionales como ‘El Yunque’ o ‘Atlas Network’), es señal de esta ofensiva en la que van a por todo y no les importa usar los métodos que consideren necesarios.

            A pesar de que el actual gobierno dice haber escuchado al pueblo en estas elecciones primarias, parece seguir insistiendo en medidas similares, pensando que tienen un problema de comunicación y no uno de actuación. El cambio de algunos ministros y miembros del gabinete no sugieren un giro a la izquierda, más bien todo lo contrario, se refugia en el núcleo duro del PJ peronista, el Partido Justicialista. Nombres como Juan Manzur, nuevo Jefe de Gabinete, o Aníbal Fernández, nuevo ministro de seguridad, reflejan un peligroso giro a la derecha. Además, parecen empeñados en medidas económicas que aumenten el consumo interno, pensando que una clase media consumiendo y gastando les dará los recursos suficientes para sacar a medio país de la pobreza, algo que se sabe imposible, más aún cuando la principal preocupación del gobierno es el pago de la deuda al FMI. Como ya se ha visto en todos los países en los que el FMI hunde sus garras, no son compatibles sus exigencias con atender las necesidades de la clase trabajadora.

            El "deuicidio" en palabras del profesor Atilio Borón(5), cometido en Argentina por este ‘CEOliberalismo mafioso’(6), ha sido demostrado por el propio Banco Central de la Nación Argentina en un informe(7) y no puede ser la excusa del gobierno para no aplicar medidas realmente transformadoras y de gran calado que reviertan la crisis socioeconómica que atraviesa el país.

            La coalición electoral Frente de Todos que llevó a la Casa Rosada a Alferto Fernández es un conglomerado muy heterogéneo en el que conviven 21 partidos políticos que abarcan a varias corrientes peronistas, kirchneristas, radicales, socialistas, socialdemócratas, comunistas...

            El Partido Comunista de la Argentina es uno de los integrantes de este frente y es el partido referente de la izquierda en dicha coalición, manteniendo un discurso de clase, antiimperialista y anticapitalista. Una de sus principales reivindicaciones es la unidad de todas las fuerzas populares en contra del FMI y de las políticas neoliberales. Aunque minoritaria, ha conseguido mantener una voz propia y hacer que se escuchen las reivindicaciones de la clase trabajadora. Además de trabajar para convertir al Frente de Todos en un verdadero espacio político, no sólo electoral(8), reclama medidas para cumplir los objetivos que ya formaron parte de la campaña electoral de 2019: libertad para los presos políticos, erradicación de la pobreza, disminución  de la desigualdad, recuperación del poder adquisitivo de los salarios y las pensiones, no pagar la deuda ilegítima contraída con el FMI,… Presente en todas las luchas populares, sigue llamando a la organización, concienciación y movilización de la clase trabajadora para seguir sumando fuerzas y crear las condiciones que permitan la superación del sistema capitalista, cuyas contradicciones trata de evidenciar en cada ocasión. Sigue trabajando para construir una unidad real(9) que impida la vuelta de una derecha neoliberal que ya reclama abiertamente la eliminación de las indemnizaciones por despido, mayor desregularización del mercado de trabajo, mayor libertad para los movimientos de capitales, mercantilización de todos los servicios públicos,… y sigue mostrando su carácter autoritario y golpista, más aún ahora que se siente amenazada por la cantidad de causas que tiene con la justicia. Trabaja también junto a los movimientos sociales y las organizaciones más progresistas del Frente de Todos por mantener viva, entre otras, la consigna ¡FMI o Pueblo!

 

NOTAS

(1) Tomando para el cálculo a las personas que, estando desocupadas, buscan un empleo. Si se contase a la población que dejó de buscar empleo, la tasa de desocupación estaría en torno al 25%.

(2) https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/medidas-gobierno

(3) Karl Marx (El Capital, 1867)

(4) ¿Qué es Vicentin y por qué sería fundamental su estatización? https://www.nuestrapropuesta.org.ar/pais/1761-que-es-vicentin-y-porque-seria-fundamental-su-estatizacion

(5) Atilio Borón: "Deudicidio’ y después, 2021

https://www.pagina12.com.ar/370208-deudicidio-y-despues

(6) Rocco Carbone" Mafia Capital", 2019)

(7) Informe de Mercado de Cambios, Deuda y Formación de Activos Externos 2015 - 2019: http://www.bcra.gov.ar/PublicacionesEstadisticas/Informe-mercado-cambios-deuda-formacion-activos-externos-2015-2019.asp

(8) Para revertir el resultado electoral hay que atender las demandas de los trabajadores: https://www.nuestrapropuesta.org.ar/politica/3444-para-revertir-el-resultado-electoral-hay-que-atender-las-demandas-de-los-trabajadores

(9) Escenario pos-Paso, el PCA fija postura: https://www.nuestrapropuesta.org.ar/politica/3460-escenario-pos-paso-el-pc-fija-postura

 

Manuel Mohedano Torres

Secretario Organización

Núcleo PCE Exterior Argentina

Categorías:

Comparte:

CATEGORÍAS RELACIONADAS

Últimas publicaciones